Con esta frase y la presencia de sesenta ciudadanos y ciudadanas de la comuna 2 (Santa Cruz), se instaló el diplomado “Gobierno, poder y ciudadanía”, una alianza entre la Alcaldía de Medellín y el Instituto Popular de Capacitación – IPC, con el fin de seguir fortaleciendo el sujeto político del territorio para el control de lo público, la incidencia política y la capacidad organizativa para la movilización social.

La instalación contó con la presencia de Diego Herrera Duque, presidente del IPC, quien resaltó “la importancia de formar un sujeto político que reflexione frente a las preocupaciones sobre la participación en la ciudad, en la cual, existen espacios para cada sector y grupo poblacional, pero menos incidencia para la toma de decisiones, generando al tiempo desarticulación de los procesos sociales y, principalmente, haciendo que las comunidades dejen de generar la agenda sobre la discusión de lo público.”

Natalia Pagán, de la Universidad de Barcelona, institución que certificará el diplomado, habló sobre la apuesta de la universidad por “dimensionar que los derechos humanos abarcan todos los países y que lo que pasa en un Europa también afecta a Latinoamérica; por lo que el movimiento social que se organice en la Comuna 2 se conectará con otros movimientos del mundo.”

Además, agregó que en Europa se viene vendiendo la idea de las transformaciones de Medellín, como la ciudad más innovadora del mundo y, sin negar que sean han presentado, no se puede desconocer que es una de las ciudades más inequitativas de toda Latinoamérica y que el simple hecho de no cubrir las necesidades básicas de sus comunidades significa una vulneración de los derechos.

 

Ciudadanos en formación continua

“A mis 60 años, no dejo de aprender, sigo aprendiendo porque cada vez comprendo más que pasa en mi comuna”

Estas frases, son los motivos que compartieron los estudiantes con el fin de justificar su participación en el diplomado y es una forma de valorar el saber popular de los participantes ya que este proceso de formación tendrá como eje conductor la educación popular en la cual se invita a reflexionar sobre el sentido de las cosas, desde su saber, edad y lugar.

Algunas de las reflexiones referidas durante el lanzamiento del diplomado, advierten que no sólo se trata de aprender técnicamente conceptos como derechos humanos, democracia o desarrollo; sino de discutirlos desde la vida diaria, dándole un sentido ético de reflexión política sobre las necesidades de las comunidades a las cuales el Estado no siempre responde.

De ahí, se concluyó en el evento, la importancia del diálogo de saberes para que los ciudadanos logren dimensionar que son sujetos políticos para formular políticas, presionar a gobernantes, exigir derechos y hasta gobernar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here