En Urabá graduaron líderes para la memoria, el territorio, la paz y el desarrollo

0
43

“La idea con la memoria es contar la historia del conflicto y conocerla para que no se repita. Y lo que estamos haciendo es para que los grupos armados emergentes tengan en cuenta que en Urabá queremos vivir en paz.” A esta reflexión llegó Tulio Ortíz, uno de los 50 estudiantes que se graduó del diplomado “Memoria: Territorio, Paz y Desarrollo”, realizado en el Urabá antioqueño.

Tulio es líder comunitario del barrio Obrero de Apartadó, donde desarrolla procesos con la población juvenil. Para él, este proceso formativo fue “una experiencia maravillosa para desarrollar un trabajo importante en la comunidad, más porque yo vivo exactamente en la cuadra donde ocurrió la masacre de La Chinita. Allá hay mucho que hacer con las víctimas.”

La graduación se realizó el 25 de octubre en la sede de la Universidad de Antioquia en el municipio Carepa. Allí, los alumnos recibieron su certificado por haber cursado 144 horas de formación en temas como memoria histórica; derechos de las víctimas y reparación; gestión comunitaria; paz, reconciliación y pos-conflicto; democracia y construcción de territorio.

Los estudiantes fueron víctimas del despojo, dirigentes sociales, funcionarios públicos en el campo de los derechos humanos y docentes, como es el caso de Ana Cristina Serna Zapata, rectora de la Institución Educativa 29 de Noviembre, en el corregimiento Nueva Colonia de Turbo. Ella afirmó que adquirió mejores capacidades, para educar a los 270 niños desplazados que hay en su colegio.

“Me invitaron al diplomado y eso nos sirvió para evaluarnos y en este momento estamos haciendo ajustes al plan educativo porque nos encontramos que no estábamos mirando tanto lo que era el desplazamiento para los niños y cómo debíamos abordar las temáticas para hacerlas más visibles para ellos”, explicó Ana Cristina.

En esa línea, Glen González Torres, integrante de la asociación de reclamantes Tierra y Vida, consideró que el proceso fue una oportunidad para fortalecer las capacidades de los líderes e incentivar el trabajo desde sus organizaciones.

“Vivimos en una zona de muchos conflictos y nosotros los líderes venimos soportando muchas amenazas, nos han atropellado mucho, pero con el diplomado aprendimos que no hay que tirar la toalla, que hay que buscar alternativas, trabajando todos en red; y creo que así vamos a alcanzar lo que estamos buscando que es la paz”, concluyó Glen.

El diplomado “Memoria: Territorio, Paz y Desarrollo” fue realizado por el Grupo Unipluriversidad de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, el Instituto Popular de Capacitación–IPC, y el Museo Casa de la Memoria, con el apoyo de las agencias de cooperación Solidaridad Socialista (Solsoc) de Bélgica y Misereor de Alemania, de la sede regional de la Universidad de Antioquia y del Capítulo Urabá de la Asociación Tierra y Vida.

El proceso continúa: el balance de los educadores

El balance inicial del diplomado, en palabras de Félix Berrouet, director del grupo Unipluridiversidad de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, deja ver que los estudiantes, todos víctimas, expresaron el dolor que han sentido por años y que no habían podido expresar.

Una segunda evaluación, añadió Félix, es la importancia de entender el conflicto en términos territoriales, pues las personas muestran el conflicto en Urabá de formas muy diferentes según la zona donde están ubicados. Esta lectura empieza a mostrar la necesidad de que en el tema de víctimas se avance en una comprensión a escalas territoriales.

Y una tercera valoración está relacionada con el acercamiento que tuvieron algunos estudiantes de la maestría en Pedagogía Social de la Universidad de Antioquia. Desde esta experiencia, esos alumnos parten sus tesis de grado para aproximarnos a la comprensión del tema de las víctimas desde la investigación, concluyó el docente universitario.

Por su parte, Lucía González, directora del Museo Casa de la Memoria, espera que quienes asistieron a este diplomado, repliquen la importancia de la memoria y construyan ellos mismos procesos de memoria.

Según Lucía González, primero está la memoria de las comunidades que de la institucionalidad y esa es la única manera de garantizar que no haya una historia oficial y que haya muchas memorias que enriquezcan, desde las bases, lo que se ha vivido en los territorios en medio del conflicto.

La directora del museo agregó que por ahora se cierra una etapa con este diplomado, pero “esperamos que sea un proceso más largo, -porque- hemos recogido muchos aprendizajes que nos permiten entender las angustias y necesidades de la gente en el territorio y, a su vez, hacerle los ajustes necesarios a este modelo de trabajo, por una memoria del conflicto y del territorio, para poderlo llevar a otras comunidades, entendiendo que cada una tendrá demandas específicas.”

Para Martha Lucía Peña, profesional de ciencias humanas del IPC, más que un momento educativo, el propósito de esta alianza con la Universidad de Antioquia y el Museo Casa de la Memoria es fortalecer un proceso en un territorio como Urabá, que por las afectaciones del conflicto y por la resistencia de las víctimas, es emblemático para cualquier proceso de construcción de paz que se adelante en Colombia.

En el proceso formativo, Martha Lucia destacó la importancia de articular las instituciones educativas y aseguró que el diplomado no sería lo mismo si no estuviera la Universidad de Antioquia. Pero respecto a la institucionalidad local, advirtió que “es un tema muy grave porque en Urabá uno encuentra que el Estado está capturado por intereses particulares y privados.”

Para la profesional del IPC, en esta región aún “es muy débil la voluntad de las instituciones para apoyar a las comunidades, a los campesinos y a las víctimas. Por eso hay que emprender procesos que lleven a que se transforme la institucionalidad en Urabá.”

Por ahora, son líderes como Tulio los que empiezan a lanzar sus propuestas como la de incluir en los currículos estudiantiles un área de memoria sobre los conflictos armados en Colombia, para que los niños y los jóvenes los conozcan y así no se vuelvan repetir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here