El pasado 25 de octubre, 67 estudiantes de la Comuna 2 (Santa Cruz) de Medellín, se certificaron del Diplomado Gobierno, Poder y Ciudadanía, avalado por la Universidad de Barcelona por medio de su grupo de investigación de Conflicto, Política y Derecho.

Este proceso de formación se realizó en el marco del convenio de asociación entre el Instituto Popular de Capacitación – IPC y la Alcaldía de Medellín. Su objetivo fue fortalecer “las redes sociales gestoras del desarrollo local y municipal para la movilización y participación ciudadana”.

Entre los elementos a destacar del diplomado, sobresale que los estudiantes aparte de identificar los modelos de desarrollo que mueven la ciudad, los intereses económicos que están detrás de esos modelos y los actores de poder que influyen en las políticas públicas; igualmente dimensionaron que dentro del proceso formativo y de discusión, también se construyen agendas políticas para afrontar el contexto antes mencionado, fortaleciendo de esta manera el movimiento social en el territorio.

Lograr tener un movimiento social que convoca a todas las fuerzas vivas, con el fin de hablar de los problemas de la comuna y hacer propuestas para resolverlos, es contribuir al cambio de la cultura política de las comunidades, invitándolas a pensar en colectivo y no solo en el beneficio personal.

“Lograr cuestionar nuestros liderazgos, y pensar como trabajar en conjunto”, fue la reflexión de una de las participantes al evaluar el Diplomado, ya que las temáticas desarrolladas en torno a la planeación local, formas de gobierno, Estado, modelos de desarrollo, finanzas públicas, entre otras, giraban en torno a temas coyunturales de ciudad y de preocupación colectiva de las comunidades.

Un tema central de debate fue la aprobación del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial para Medellín. Esta temática generó que los participantes realizaran actividades alternas con el fin de informar a la ciudadanía del territorio sobre los efectos del POT en sus barrios, y de pensar propuestas y alternativas de vida e integración.

Igualmente, los participantes en la ceremonia de certificación reconocieron que sus historias de vida siempre se relacionan con discusiones políticas de la sociedad. Esto significa que la vida misma es una reflexión constante de construcción política a la cual hay que darle sentido. Por esta razón, algunos estudiantes compartieron experiencias, como la propuesta cultural de una participante que busca explicarle a la ciudadanía que el derecho fundamental a la salud no es un favor y que el sistema de salud actual busca el lucro de unos cuantos y no la vida digna de los ciudadanos.

En este sentido, las 67 personas certificadas ahora hacen parte de un movimiento social de la comuna con criterio para discutir y proponerle a la Administración Municipal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here