Mujeres de Antioquia se juntaron para hacer propuestas de paz

Buscan que la agenda de las mujeres sea tenida en cuenta en los diálogos de Quito y están pensando en estrategias para construir de paz, desde y con perspectiva femenina, y para denunciar la violencia genera en los territorios por los grupos paramilitares.

0
222

El encuentro Juntanza de Mujeres: Nos queremos vivas y poderosas para construir la paz, tuvo lugar el 19 de mayo en la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín, hasta donde llegaron 200 mujeres, niñas, jóvenes y adultas, convocadas por la Asamblea de Mujeres.

Dicho espacio permitió, “en este momento tan crítico, poder seguir movilizando sentidos, contenidos y reflexiones alrededor de la construcción de paz desde la perspectiva de mujeres rurales, urbanas y niñas”, expresó Martha Restrepo López, integrante de la Red Feminista Antimilitarista y de la Asamblea de Mujeres.

Las participantes llegaron de las subregiones del Norte, Bajo Cauca y el Oriente antioqueños, así como el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y de distintas comunas de Medellín. Participaron lideresas sociales y comunitarias, integrantes de organizaciones sociales de mujeres, feministas, estudiantes y académicas.

En entrevista con la Agencia de Prensa IPC, Martha Restrepo profundizó en las agendas y estrategias que vienen pensándose las mujeres para la construcción de paz.

1. ¿Cuál fue el propósito de la juntanza de mujeres?

Nuestro objetivo ha sido abordar el contexto, comprender que está sucediendo en la actualidad alrededor de los diálogos con el ELN, la implementación del Acuerdo con las FARC, el contexto actual de violencia sociopolítica hacia líderes y lideresas y, en particular, el auge de una escalada de violencia feminicida hacia las mujeres rurales y urbanas.

Nos enlazamos con compañeras del ELN desde Quito y de las FARC, que se encuentran en La Elvira (Cauca), y con ellas conversamos alrededor de cómo se pueden seguir generando alianzas, cómo seguir construyendo y cómo hacer que las agendas de paz de las mujeres sean consideradas en los diálogos del ELN.

Además estamos mirando que estrategias se pueden implementar para defender lo que hemos alcanzado, defender el cese al fuego y seguir denunciando lo que está sucediendo en los territorios rurales ante la amenaza militarista y de control que siguen ejerciendo grupos narcotraficantes y de paramilitares.

2. ¿Cuál debería ser el papel de las mujeres en la paz y cuál es su agenda?

Para nosotras es fundamental que un acuerdo de paz, su implementación y esta transición, tengan una voluntad  desde diferentes sectores sociales. Pero por supuesto hay unos enemigos que no quieren que esto sea así, que se dé la terminación de esta guerra y la apertura a cambios sociales y políticos para este país. Y esto tiene que tener en el centro la pregunta por las violencias hacia las mujeres que han sido en el conflicto las más victimizadas, pero también las que han sido menos visibles y han tenido menos voz para pensarse la implementación de la paz.

Entonces, para nosotras es fundamental la posibilidad de que las mujeres, sobre todo en los territorios rurales, puedan tener voz, presencia y mayor poder político territorial. Esto es muy importante porque pensamos que parte de esta guerra ha sido la hiper masculinización de todos los espacios públicos y de los escenarios de la política. Y esta apertura tiene que significar que las mujeres, históricamente excluidas del poder, puedan alcanzar poder político institucional pero también desde abajo, desde lo popular, lo campesino, lo indígena, lo afro, para poder contribuir a la apertura democrática.

3. ¿Qué opinión le genera la decisión de la Corte Constitucional que frenó el fast track o mecanismo de vía rápida para la implementación de los acuerdos?

Como Asamblea de Mujeres, pensamos que hay una serie de errores parte del gobierno Santos, uno podría decir que mató el tigre y se asustó con la piel, porque ha dejado a una serie de torpezas políticas este momento tan decisivo y, por supuesto, quienes no quieren la paz han aprovechado todas estas improvisaciones que han sucedido y han logrado este triunfo para esos sectores que quieren llevarnos de vuelta al pasado, de vuelta a la guerra, de vuelta a la muerte; los que no quieren que la vida se imponga y que exista la posibilidad de que nos pongamos de acuerdo para defender las diferencias políticas sin armas, es decir, desarmar la política y los discursos.

Entonces para nosotras este es un escenario de bastante preocupación. Nosotras creemos que justamente este espacio y sus deliberaciones van a contribuir a poder poner una voz en la opinión pública desde las mujeres, de la urgencia de sacar adelante la implementación del acuerdo y de avanzar lo más rápido posible en las acciones humanitarias, el cese bilateral y la protección de la vida de los líderes y lideresas sociales para que se habrá paso, con mayor confianza, la negociación con el ELN.

Nosotras, como mujeres, le seguimos apostando a que el triunfo de la paz es el triunfo nuestro y es el triunfo de la posibilidad de que las mujeres puedan vivir libres de violencia en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here