En política pública podría convertirse el Pacto Ciudadano por los Derechos Humanos, para Eliminar la Estigmatización de los Defensores y Defensoras de Derechos Humanos en el Bajo Cauca, presentado el 30 de octubre durante la sesión descentralizada de la Asamblea de Antioquia en Cáceres.

El diputado Edisón Muñoz Ciro, integrante de la comisión de Derechos Humanos de la DUMA departamental, fue designado por el presidente de la Asamblea, Rigoberto Arroyave Acevedo, para liderar el trámite del pacto ciudadano.

Lo que sigue, indicó Edison Muñoz, es promover la iniciativa, comprometer más a la Asamblea y, en lo posible, elevarla a política pública en el ámbito del departamento, ya sea como ordenanza o mediante acuerdos municipales no sólo en el Bajo Cauca sino en otras regiones de Antioquia.

“Este pacto es muy importante puesto que en Antioquia esta región es tal vez la que tiene los indicadores más negativos de criminalidad, homicidios y violación de los derechos humanos, de ahí que sea indispensable la movilización ciudadana, el fortalecimiento de la sociedad civil y el compromiso de las entidades públicas para controlar esa tragedia humanitaria”, manifestó el diputado.

A la sesión descentralizada de la Asamblea asistieron más de 300 personas provenientes de los seis municipios del Bajo Cauca. Algunos de los temas abordados fueron minería, medio ambiente, seguridad, derechos humanos, Autopistas de la Prosperidad, e impacto de Hidroituango.

El pacto ciudadano, presentado desde el proyecto Derechos sin Estigmas,pretende proponer acciones conjuntas, entre la sociedad civil y el Estado, para buscar soluciones a algunas de las problemáticas de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario ocurridas en el Bajo Cauca.

Entre las problemáticas priorizadas están la utilización y reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes; las vulneraciones a los derechos de las comunidades étnicas, los campesinos y las víctimas del conflicto; y las dificultades con el acceso a la salud.

Algunas de las propuestas del documento consisten en acciones de monitoreo, seguimiento y denuncia de las vulneraciones de DDHH; educación para la paz y la reconciliación; estrategias de seguridad ciudadana acordes con las normas internacionales de protección a la población civil; y campañas de promoción y difusión de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

El pacto ciudadano fue construido por líderes y lideresas de organizaciones sociales y comunitarias de Caucasia, Cáceres y Tarazá que participaron en la Escuela de Derechos Humanos para el Diálogo Diverso, del proyecto Derechos sin Estigmas. El documento se elaboró a través de un intercambio de experiencias en el que participaron 25 de los 79 dirigentes capacitados en el proceso de formación.

El proyecto Derechos sin Estigmas es desarrollado por el Instituto Popular de Capacitación –IPC, con el apoyo del Programa de Derechos Humanos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), con el propósito de promover una cultura de tolerancia y derechos humanos en Caucasia, Cáceres y Tarazá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here