El río Sogamoso víctima del desarrollo energético

0
109

Comunicado público Movimiento Ríos Vivos

Abril 2 de 2018

El Movimiento Social en Defensa de los Ríos Sogamoso y Chucuri, Ríos Vivos Colombia expresa su dolor  por el desgarrador estado de varias de nuestras más importante fuentes hídricas y económicas en el  departamento de Santander: la quebrada Lizama, el Río Sogamoso y el caño Muerto, todo ello en  nombre del progreso y desarrollo. Ver en pfd

Históricamente, el Río Sogamoso y su cuenca, han sido rutas para los procesos de colonización,  durante el conflicto armado fueron utilizados como fosas y en el año 2000, el río y sus principales  afluentes fueron concesionados a ISAGEN para la construcción y puesta en marcha de una  hidroeléctrica, sin que las comunidades que habitamos la cuenca, pudiéramos participar en esta decisión.

Desde el año 2009 denunciamos los impactos y daños que esta represa provocó al río Sogamoso y las dinámicas socioculturales de la región, sin que aún se tenga claridad de los daños causados y sus  efectos en el territorio. Hidrosogamoso transformó las formas de vida de las comunidades y sus economías tradicionales de subsistencia junto con su cultura, agravando la situación con la venta de la  empresa quien inició por desconocer los pasivos sociales y ambientales de la obra. Seguimos sin ser reconocidos como afectados por el proyecto y por tanto, sin ser reparados.

Desde el desvío del río en el 2011 y el ecocidio del 8 de junio de 2014, no estaba generando ingresos por la pesca como en anteriores épocas. Sin embargo, la generosidad de la naturaleza, había hecho que ésta, se estuviera recuperando poco a poco. Este año había vuelto el bocachico, la subienda estaba generando un alivio a la economía que genera la cadena productiva del pescado: pesca, mercadeo, procesamiento, turismo.

Aunque hemos sido bastante afectadas, las comunidades que estamos aguas abajo de la presa, seguimos sin que seamos reconocidas por las afectaciones ya explicadas, pero esto no impide que la empresa ISAGEN- BROOKFLIELD siga generando conflictos en las comunidades con sus proyectos selectivos, los cuales no causan ningún impacto positivo en la comunidad ni soluciona a mediano o largo plazo los daños causados con la pérdida de sus actividades económicas de subsistencia, y si propicia conflictos entre las comunidades.

La alegría del Bocachicho duró poco, por más de 25 días han aflorado miles de barriles de una mezcla de crudo, agua y lodos contaminados provenientes de una falla en el pozo Lizama 158p, en la jurisdicción entre los municipios de San Vicente de Chucurí y Barrancabermeja, que en su fluir llegaron a nuestro río Sogamoso. Un manto negro cubre nuestros ríos, y con él llegaron la devastación y la muerte. Hemos visto morir peces, aves, mamíferos plantas. El llamado oro negro, como lo denominan los empresarios y gobernantes de turno, no sólo contamina nuestras aguas, sino también nuestros suelos y el aire. Los niños, las niñas, los ancianos y las mujeres embarazadas enferman. El llamado
desarrollo solo nos ha traído empobrecimiento a las comunidades y a la región, la riqueza que se extrae se va lejos.

¿Cómo cuantificar el daño ecológico, y su recuperación?, ¿quién responde por los daños causados a la naturaleza? acaso el río, nuestros ríos no tienen derechos, acaso no son ellos los que nos garantizan nuestra vida? En la zona hay temor, desesperanza y desconfianza pues la empresa Ecopetrol arribó tarde y usando las mismas tácticas y estrategias que ha usado la empresa Isagen. Para desviar el centro de la problemática, ofrecen limosnas y empleos temporales en la remediación del impacto. Las supuestas soluciones solo nos dividen y fracturan más y más.

Nos dicen que aún no se puede cuantificar el daño y que primero hay que superar la emergencia pero, nuestros proyectos de vida, recurrentemente afectados por los proyectos de desarrollo minero energético cuando se atenderán? En esta ocasión, expertos y medios informativos se atreven a asegurar que para recuperar nuestro patrimonio natural afectado por este derrame se tomarán varias décadas. Ecopetrol cínicamente dice que son sólo 500 barriles los derramados.

Frente a esta calamidad pública y el estado de emergencia social y ambiental, exigimos:

  1. La realización de un censo socioeconómico y ambiental con la participación y validación de la comunidad.
  2. Convocamos a las alcaldías de San Vicente de Chucurí, Betulia, Barrancabermeja, Sabana de Torres, Puerto Wilches a realizar acciones urgentes en pro de las comunidades afectadas.
  3. La reparación integral de los territorios impactados y afectados.
  4. Que se investigue y se castigue a los responsables institucionales e individuales de esta tragedia.
  5. Que se garantice el derecho a una vida digna con un mínimo vital para los afectados y afectadas.
  6. Que se suspendan definitivamente todos los proyectos de fracking en la región y en el país haciendo uso del principio de precaución.

Es tiempo de dejar el petróleo en el subsuelo, avancemos hacia la transición energética, en la que las comunidades tengamos oportunidad de definir qué energía queremos, cómo obtenerlas y para qué la queremos.
¡Transición energética ya!
Somos afectadas y afectados por Isagen y Ecopetrol, exigimos reparación RIOS PARA LA VIDA NO PARA LA MUERTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.